El buitre leonado en el Matarranya. Observatorio de Mas de Bunyol

Si algo hace espectacular para el viajero la visita  a la comarca del Matarraña en el Bajo Aragón es su naturaleza virgen en todas sus máximas expresiones: ríos mediterráneos, bosques de pinos frondosos, árboles monumentales, arbustos medicinales, estructuras rocosas espectaculares, animales que definen el territorio o aves que sobrevuelan majestuosas el Parque natural dels Ports, en este sentido, una de las aves residentes que mayor definen este vuelo relajante es el Buitre Leonado (Gyps Fulvus).

 

El buitre dels Ports es sedentario y puede alcanzar los 260 cm de envergadura y pesa hasta 10 kg. Su plumaje es de color ocre, con plumas leonadas de color marrón más oscuro e incluso negro en sus extremos. Las características más destacadas de este necrófago es la base del cuello rodeada por plumas blancas suaves que lo dejan al descubierto, también su característico pico pardo gris en forma de gancho , ideal para desgarrar tejidos de la carroña que detecta en el medio rural y del cual se nutre en tiempo récord. Según datos del 2016, la población de buitre leonado en Aragón supera las 5.000 parejas reproductoras (21% de la población española y el 15% de la europea). Una colonia de aproximadamente 1.000 buitres leonados distribuida por todos los Ports, de los cuales alrededor de 300 aterrizan cada día en el Observatorio de aves rapaces Mas de Bunyol en Valderrobres, donde Buitremán y su mujer Loli dan de comer todos los días a esta espectacular ave rapaz.

El proyecto de Mas de Bunyol arranca del progresivo enamoramiento y posterior obsesión de Juan Ramón Moragrega por esta especie, que le llevó hace 20 años a abandonar su vida en la marina mercante y empezar a desarrollar un proyecto conservacionista y de divulgación pedagógica del buitre que actualmente atrae por sus instalaciones a visitantes diversos que pasan por el Matarraña.

El Observatorio de aves rapaces Mas de Bunyol funciona durante 365 días al año y puntualmente cada día Juan Ramón sale por la puerta con sus carretillas llenas de conejos para alimentar a esta colonia de buitres leonados que confían en él. Son entre 200 y 500 buitres según la época, un espectáculo en plena naturaleza que los visitantes pueden observar desde muy cerca en un entorno completamente salvaje, bajo unas normas estrictas controladas por Loli, que de su pasión por el viajero en combinación con la protección de este animal ha hecho su modus vivendi, en un mundo rural agreste y perseguido por la despoblación.

Mas de Bunyol responde al nombre de una antigua masía que Juan Ramón y Loli restauraron durante años para conseguir el observatorio de esta especie abierto al público general y especializado más importante de toda Europa. Enclavado en plena naturaleza, el observatorio está construido dentro de la reserva de buitres salvajes entre los términos de Beceite y Valderrobres, que por sus características orográficas lo convierten en un sitio privilegiado para estas aves rapaces.

Según Buitremán, la visita a Mas de Bunyol se convierte en una experiencia verdaderamente única donde el visitante no se queda indiferente, así lo han hecho notar la infinidad  de artículos publicados en revistas especializadas y periódicos donde se señala la gran labor y constancia de Juan Ramón y Loli.

Habilitada como masía de turismo rural que ayuda a la sustentación de su proyecto, por ella han pasado científicos, fotógrafos, naturalistas y público en general amantes de la naturaleza en estado puro, que lejos de la contaminación lumínica han podido observar al buitre leonado en estado puro.

Es una actividad TOP que recomendamos desde nuestros apartamentos del Racó de Valderrobres. Siempre con unas rutinas muy marcadas y un ritual que da seguridad a Juan Ramón y Loli, éstos acompañan al visitante desde el Polígono Industrial Torre Sancho, dirigiéndolo hasta una pista donde se dejan los vehículos para acceder a pie en silencio, a través de una sendera entre el bosque, a un pasadizo que da acceso al interior de la masía. Allí se acomoda al visitante en un punto clave para observar cómo las espectaculares aves, cuando se aproxima la hora del desayuno, inician su descenso aprovechando las corrientes de aire.

 

Tenemos riqueza natural y es evidente que esta riqueza no sería completa en el Matarranya sin el trabajo constante del Mas de Bunyol con la fauna salvaje. Colaboramos y nos solidarizamos con ellos desde los apartamentos El Racó de Valderrobres.

 

FIRA GANADERA Y COMERCIAL DE VALDERROBRES 2018

Terminó una de las ferias más antiguas y con más historia del Bajo Aragón histórico, con el denominador común de la ganadería como eje principal vertebrador de la feria.

Se celebró el pasado 5 y 6 de mayo en Valderrobres en la comarca del Matarranya y ya hace años que coincidiendo con los eventos y actividades ganaderas, que se centran esencialmente en las dos carpas instaladas en un extremo de la población, se instauró asimismo la feria comercial, que inunda las principales calles del municipio en una explosión primaveral del comercio tanto de la zona del Matarranya como también de comercios venidos para dicho evento comercial, en este sentido, la gastronomía, la ropa o el campo fueron los comercios que más destacaron en el fin de semana.

También los comercios valderrobrenses se pusieron de gala para la ocasión y participaron del importante evento del mes de mayo.

Según fuentes del ayuntamiento participaron más de 200 estands que se distribuyeron por parte del casco viejo y por el casco nuevo del municipio.

La feria significa una inyección de dinamización económica importante para el municipio donde los restaurantes de la población colgaron el cartel de completo o algunos apartamentos turísticos como El Racó de Valderrobres también valoran como importante el evento y las actividades paralelas que se celebran en el marco de la feria, en este sentido las diversas exhibiciones de perros pastor, show cooking o espectáculo circense.

Los más pequeños disfrutaron también de las actividades dirigidas para ellos y de las atracciones que estaban instaladas al lado de las dos carpas de empresas ganaderas.

Buen ambiente general en Valderrobres todo el fin de semana que ha dinamizado económicamente al comercio y la gastronomía de la población, así como el  grito unánime de seguir situando Valderrobres como una destinación turística importante en Aragón.

Ruta: El Parrizal de Beceite

Desde nuestros apartamentos del Racó de Valderrobres, sin duda uno de los itinerarios clásicos y más bonitos de Aragón y más concretamente de la provincia de Teruel es El PARRIZAL.

Situado en el interior del macizo d’Els Ports en la población de Beceite, comarca del Matarraña, el recorrido sinuoso a lo largo del río matarraña nos sitúa a los viajeros apasionados del trekking en montaña, ante el objetivo de  llegar a  Els Estrets del Parrizal, un espectacular cañón con un conglomerado de piedra de 60 m de altura, 1,5 m de anchura y 200 m de longitud.

El entorno del Parrizal describe perfectamente en unos pocos quilómetros el ecosistema natural del bosque mediterráneo. Els Ports es un paraiso natural con una gran riqueza geobotánica con  más de 1.300 especies, muchas de las cuales las observaremos durante el recorrido: desde plantas arbustivas como el romero, boj (buxus sempervirens)  o tomillo hasta diferentes variedades de pinos (pinus), que es la variedad predominante en todo el macizo junto a tejos, robles, encinas, arces o acebos.

 

Respecto a la fauna, el animal emblemático es la cabra montesa (capra pirenaica hispánica), pero también podemos encontrar corzos, ciervos o jabalís. En los ríos el mamífero más destacado es la nutria (lutra lutra) o el gato montés (felis silvestris). Sobrevolando los cielos del Matarraña podemos ver uno de los emblemas del territorio: el buitre leonado (gyps fulvus), y junto a él rapaces como el águila real (águila chysaetos), el águila perdicera (aquila fasciata), el azor (axccipiter gentilis), el halcón pelegrino (falco peregrinus) o el búho real (bubo bubo). Cuidado donde pisáis porque podemos encontrar una población abundante de reptiles como por ejemplo la culebra de herradura (coluber hippocresis), culebra lisa (coronella austriaca) o el galápago leproso (mauremys leprosa) o la salamanquesa rosada.

—————————————————————————–

Distancia total: 20.11Km. (desde Beceite/Beseit)
Desnivel acumulado: 700 m.

Dificultad: Media, se puede realitzar con niños

——————————————————————————

En el recorrido hay tres zonas diferenciadas. La primera desde que dejamos la población de Beceite hasta llegar al paraje natural de El Parrizal (aprox. 6 quilómetros) por pista asfaltada, donde llegaremos al párquing / zona de picnic donde podremos dejar nuestro vehículo. El acceso en temporada alta tiene un pequeño coste que sirve para el mantenimiento de la zona natural.

Un segundo tramo de 800 metros aproximadamente de camino plano que empieza a partir de la cadena que prohíbe el acceso a vehículos, donde a continuación pasaremos por el Pla de Mina, unas viejas instalaciones mineras de carbón, hasta las pinturas rupestres de La Fenellassa (2000 a C), desde hace unos años este tramo va acompañado de un guía interpretativo (consultar calendario anual de visitas guiadas en la web del ayuntamiento de Beceite).

A partir de este momento comienza un tercer tramo que tiene una duración aproximada de tres horas (ida y vuelta) con el objetivo de llegar a la Gubias del Parrizal, un espacio natural protegido de interés geológico, en el que la erosión de siglos ha tallado unas formas caprichosas en el conglomerado de rocas y las ha convertido en un entorno de una riqueza visual indescriptible.

A lo largo del recorrido que recorre serpenteante por el cauce del río disfrutaremos de paisajes increíbles y la belleza del agua en un espacio natural protegido, la senda está completamente acondicionada en los lugares en que se acerca mucho al río, a través de unas pasarelas desde donde puedas observar las pequeñas balsas y unas aguas transparentes llenas de peces como por ejemplo los barbos colirrojos (Barbus haasi).

El transcurso de la senda es en general placentera pero hay algunos tramos más precarios donde hay que hacer algún equilibrio sobre troncos o piedras dispuestas en el cauce del río.

Los estrechos del Parrizal se encuentran a 750 metros de altura pero el desnivell que hemos acumulado es solo de 100 metros. La precipitación media es de 690 mm por lo que en algunas ocasiones no encontraremos agua en las gubias. Justo antes de llegar a nuestro destino senderistra hay un tramo que presenta más dificultad con grandes rocas que tendremos que sortear hasta que lleguemos al gran cañón del Parrizal.

Una vez llegados a las gubias del Parrizal tenemos dos opciones, volver de nuevo por el mismo recorrido hasta el punto de partida o seguir adelante por el Pas de Romeret hasta les Moletes d’Arany para prolongar nuestro trekking, en este caso no està recomendado para principiantes o personas con vértigo debido esencialmente a la altura y la dificultad del recorrido. El Pas del Romeret es un camino equipado pero exigente o

una pequeña vía ferrata con pasos verticales, imprescindible cuando los estrechos del Parrizal están inundados por el agua.

Al llegar arriba podremos observar las escarpadas paredes que caen hacia abajo en el barranco y unas esculpidas agujas que no se ven desde abajo. En este caso la

senda se va desdibujando, pero hay marcas amarillas y azules que marcan perfectamente el recorrido de la senda hasta llegar otra vez a través de una área de bajada hasta el punto de salida del Parrizal.

 

 

CONSEJO: realizar la ruta a primera hora de la mañana para evitar la aglomeración de gente en épocas de alta concurrencia y conectar más profundamente con el entorno natural en su estado puro.

 

 

RECOMENDACIONES:

  • Recomendable realizar la ruta en calzado de montaña, a ser posible botas para proteger el tobillo de cualquier lesión, y con bastones para mantener el equilibrio al cruzar el río de piedra en piedra.
  • Está TOTALMENTE PROHIBIDO bañarse a lo largo del curso, para evitar la alteración del medio natural.
  • Es una ruta muy conocida, encontraremos menos gente entre semana y en temporada baja.

 

 

Galería del estado inicial: apartamentos Rincón de Valderrobres

Se muestra a continuación una galería fotográfica del estado inicial de los apartamentos siuados en Valderrobres, en la comarca del Matarraña en Teruel. La casa se encontraba en un estado muy deteriorado y la intervención arquitectónica se centró en convertir cada una de la planta en los apartamentos Valderrobres, distribuyendolos para que cada una de las estancias quedara amplia y confortable y dotando a cada uno de los apartamentos de todas las comodidades para el viajero que quiere descubrir una tierra slow, en un paraje virgen como el Matarraña y el pueblo medieval de Valderrobres.

 

Pasión por el Matarraña

 

Vall-de-Roures. Portal de Sant Roc

Los apartamentos rurales el Rincón de Valderrobres nacen de nuestra persecución de la vida SLOW, que nos llevó casualmente por estas tierras del Matarraña, relacionadas con nuestra adolescencia, y de las que junto con nuestros hijos nos enamoramos.
Hemos cultivado verdadera pasión por vivir intensamente los pequeños momentos que nos regala un territorio como este y un pueblo rico en todo los sentidos como Valderrobres, con la potencia que significa el contacto directo con la Naturaleza de los Puertos de Beceite que nos rodea, con una excelente gastronomía de km 0, con un poso importante de arquitectura rural en plena recuperación y sobre todo unas gentes que te hacen sentir protagonista de cada uno de los momentos que vivimos a su lado.
En el Matarraña hemos estimulado todos nuestros sentidos y hemos aprendido a vivir a otro ritmo, el ritmo de detener el tiempo y disfrutar de actividades de todo tipo con nuestra familia.
Con este personal proyecto familiar, hemos querido a través de la restauración de nuestra casa del siglo XVI, pero adaptada a todas las comodidades de hoy, impregnaros de nuestra pasión.

Que la disfrutéis y que disfrutéis esta tierra llena de magia y tranquilidad.